PROPUESTA MARSELLA AL DÍA, EN MARSELLA, LA ESCUELA NACIONAL DEL CAFÉ

PROPUESTA MARSELLA AL DÍA, EN MARSELLA, LA ESCUELA NACIONAL DEL CAFÉ

Teniendo en cuenta las posibilidades cada vez más ciertas que tiene Marsella como Corazón del Paisaje Cultural Cafetero y aprovechando el buen momento que nos ofrece su significativa vocería cafetera y su sintonía con actores cafeteros parlamentarios y gobernantes actuales en ejercicio, consideramos oportuno someter a consideración de los nuevos actores nuestros, la propuesta de establecer en este municipio la Escuela Nacional del Café.

Se trata, en términos muy generales, de recuperar, reconvertir y proyectar de manera asociada las potencialidades que, consideramos, pueda tener hacia el futuro la Institución Educativa Instituto Agrícola de Marsella, otrora, Escuela Vocacional Agrícola, internado que desde su fundación en 1953 y por casi tres décadas, fue reconocida como el máximo centro de educación agropecuaria a nivel nacional, con egresados que por años dieron lustre a la institución en diferentes instancias públicas agropecuarias del país. Hoy, infortunadamente un centro educativo de enseñanza media en decadencia, con un altísimo grado de deserción estudiantil y con un Plan Educativo Institucional PEI desvirtuado y alejado de las necesidades y prioridades que demanda el municipio y la región.

El Instituto Agrícola de Marsella, cuenta con 8 hectáreas de terreno, con una planta física lo suficientemente amplia para albergar a por lo menos 700 estudiantes, dotación de talleres, laboratorios, instalaciones agropecuarias, escenarios recreativos y en fin, cuanto material y elementos pedagógicos ha requerido para impartir formación de básica secundaria a través del tiempo. Pese a todas estas comodidades, ha venido decreciendo y ahora es unánime el sentir de los marselleses por proponer su salvación, recuperación y posicionamiento de nuevo como centro de formación agrícola con impacto en la región. Esta institución que supera ya los 65 años de fundación, se ha quedado en un colegio más de bachillerato que en nada se diferencia de la oferta que en la actualidad brindan los demás colegios de modalidad académica en el municipio.

ALIANZA ESTRASTÉGICA INSTITUCIONAL

A través de una alianza estratégica institucional conformada en este caso por  la Secretaría de Educación de Risaralda, la Federación Nacional de Cafeteros, el Comité Departamental de Cafeteros, el Sena, la Escuela Superior de Administración Pública, ESAP y el Municipio de Marsella, podría pensarse en que el Instituto Agrícola de  Marsella se convierta en adelante en la Escuela Nacional del café. La infraestructura, propiedad del ministerio existe, al igual que el recurso humano que allí labora por cuenta de la Gobernación de Risaralda y la presencia del SENA se ha venido asegurando con la media técnica y un ciclo tecnológico proyectado a mediano plazo. La federación y el Comité de Cafeteros, pueden aportar recurso humano o extensionistas para reorientar ahora el conocimiento y el aprendizaje hacia la producción, industrialización, comercialización, exportación y posicionamiento del café como el producto insigne  de la región.

Si bien hacia la década de los setenta, la consigna de esta institución era formar “Futuros Agricultores de Colombia” como lo reza su historial, esta misión dejó de ser hace más de veinte años y por falta de administración y de atención gubernamental, hoy se ha convertido en un establecimiento disminuido que vale la pena intervenir para que a partir de un nuevo Plan Educativo Institucional, brinde formación pertinente a los jóvenes campesinos de Marsella y la región.

El producto final que la institución ha venido entregando con las últimas promociones, no satisface para nada las expectativas y necesidades de la comunidad nuestra. Sus egresados no logran competir en el mercado laboral para el cual supuestamente se han venido preparando. Los Bachilleres Agrícolas del Instituto Agrícola de Marsella, no responden a las demandas de las empresas agrícolas locales y regionales y pocos logran articularse en procesos académicos de educación superior en materias afines a su educación de básica secundaria. Esta realidad, entonces, obliga a revisar el PEI (Plan Educativo Institucional), a reconvertirlo y a aprovechar esta gran infraestructura, su recurso humano, sus herramientas pedagógicas y este esfuerzo institucional para proyectarla de nuevo con un novedoso pensum académico que se ajuste a las nuevas realidades del municipio y la región y qué mejor que la preparación de futuros bachilleres en Colombia, con articulación tecnológica y profesional, en producción, manejo, comercialización Y exportación de café. Propuesta que esperamos encaje además en el propósito que desde hace más de una década ha venido promoviendo la Federación de Cafeteros alrededor del relevo generacional cafetero colombiano.

La Escuela Nacional del Café que inicialmente podrá ofrecer promociones de Bachilleres Agrícolas con énfasis en producción, manejo, mejoramiento, comercialización y exportación de café, puede irse perfilando en la institución nacional que a mediano plazo, ofrezca además ciclo tecnológico y profesional en esta materia, de donde saldrán, por demás, los futuros extensionistas que necesita la institución cafetera nacional para su Servicio de Extensión en todo el país.

EN LA ESCUELA NACIONAL DEL CAFÉ, LA GRANJA DEMOSTRATIVA

Está en mora Marsella como municipio con registros turísticos crecientes y ahora, el segundo municipio más visitado de Risaralda por turistas nacionales y extranjeros, después de Santa Rosa de Cabal, en montar la Granja Demostrativa del Proceso del Café y allí, la exhibición, degustación y comercialización de sus cafés de origen. Esta granja puede estar asistida permanentemente por los propios estudiantes de la escuela que desde allí den cuenta a los turistas sobre la historia, el patrimonio, las costumbres, las leyendas, la música, la gastronomía, los aportes y cuanto elemento ha hecho a través del tiempo, del café, un producto determinante en la economía y desarrollo de nuestros pueblos.

Esta propuesta  busca en primer lugar ofrecer a nuestros campesinos la posibilidad de preparar a sus hijos en manejo de café para procurar mejores indicadores de productividad, rendimiento, mejoramiento y comercialización del producto básico de su economía familiar; propiciar su proyección académica, tecnológica y profesional en una materia que podrá tener mayor demanda laboral en el mercado nacional; garantizar el relevo generacional que tanto viene reclamando la institucionalidad cafetera y de otro lado, posicionar a Marsella con la más autorizada Granja demostrativa del proceso del café en Colombia. Todo ello, dentro del contexto de su condición de Municipio ubicado en el Corazón del Paisaje Cultural Cafetero.

DESDE LA ESCUELA NACIONAL DEL CAAFÉ, CAPACITACIÓN A PRODUCTORES

Debe servir la Escuela Nacional de Café, de otro lado, para generar y compartir desde esta nueva instancia formativa, más información, capacitación y orientación a los caficultores actuales alrededor de temas nuevos y avances tecnológicos que ayuden a mejorar la productividad y el aprovechamiento de los recursos para hacer de esta industria una verdadera opción productiva y de emprendimiento rural.

Dejamos pues, a consideración de los actores aquí citados, esta propuesta que esperamos sea por lo menos discutida, mejorada y ajustada en los términos que sea necesario, para que volvamos a hacer del Instituto Agrícola de Marsella, una institución educativa digna del esfuerzo y compromiso que por años le imprimieron hombres y mujeres que enaltecieron su nombre en el concierto nacional.

Mario Salazar S

Deja una respuesta